Los niños y la música

 

382450-2560x1440

Más allá de las canciones infantiles populares de toda la vida, la música es un pilar fundamental dentro de la educación infantil, y una manera de expandir las capacidades de los niños a diversos niveles. Su poder para estimular la inteligencia emocional, así como el desarrollo auditivo y cognoscitivo desde una edad temprana, hacen de ella una sonora fuente de información, altamente beneficiosa para los más pequeños.

1. La música recompensa al cerebro:
La música estimula las regiones del cerebro involucradas en emociones. ¿El resultado? Es un divertido e increíble ejercicio mental que mejora el autoestima.

2. Aprenden a escuchar de verdad:
Los niños que estudian música resultan mejores para otros idiomas y en detectar discursos dentro de un ambiente ruidoso, aunque hayan estudiado brevemente o hace ya tiempo.

3. Les va mejor en la escuela:
Los estudios indican que los niños involucrados con la música tienen una mejor habilidad de escritura, matemáticas y tienden a ser más brillantes. Al aplicar sus exámenes universitarios tienen mejores resultados en las áreas verbales y de matemáticas.

4. Hace que sean más amables:
Los niños que disfrutan de la música son mejores para hacer equipo, menos agresivos y más cooperativos con los maestros. Hay menos peleas, racismo y sarcasmo en escuelas con buenos programas de música.

5. Ayuda a que los niños crezcan:
Aprender música ayuda a que los niños expresen mejor sus ideas, acepten crítica y mejoren su pensamiento crítico y de resolución de problemas.

6. Es la mejor forma de que permanezcan en clase:
Un importante 96% de directores de escuelas están de acuerdo en que la educación musical motiva a los alumnos a quedarse en clase.

Por eso, cada vez más y más padres se suman a la tendencia de inculcar a sus hijos la pasión por un instrumento desde la edad preescolar en adelante. Compartir con ellos la magia de las notas musicales al desplegarse sobre una partitura no sólo nos permite estrechar lazos y abrir miras: los efectos de aprender a tocar el violín, el piano o la guitarra repercuten directamente en su capacidad de aprendizaje, fomentando su comprensión de materias muy diferentes como las matemáticas, y expandiendo los límites de su imaginación al tiempo que cultivan una faceta más sensible de su personalidad de cara a la vida adulta.

Musinetwork Inc.
#MusinetworkNews

 

Fuentes:
www.sciencedaily.com/releases
www.jstor.org/discover
www.hola.com/niños

Ir a la siguiente nota: El cerebro de un músico