Se crea el Día Internacional del Jazz

 

 

 

 

El pianista, teclista y compositor estadounidense Herbie Hancock, fue nombrado embajador de buena voluntad de la UNESCO en julio del 2011.

 

 

 

 

 

 

 

NUEVA YORK.- El embajador Herbie Hancock cree que el mundo necesita algo de diplomacia jazzista. La primera gran iniciativa del renombrado pianista de jazz desde que fue nombrado embajador de buena voluntad de la UNESCO en julio, ha sido establecer el Día Internacional del Jazz el 30 de abril de cada año, fecha que coincide con el último día de lo que se ha celebrado como el Mes de la Apreciación del Jazz en Estados Unidos.

El evento inaugural de este año -organizado por la Organización Educativa, Científica y Cultural de las Naciones Unidas en sociedad con el Instituto de Jazz Thelonious Monk, que Hancock dirige- incluirá conciertos tachonados de estrellas en París, Nueva Orleans y Nueva York, así como eventos relacionados con jazz en al menos dos docenas de países, desde Argelia hasta Uruguay.

Hancock dijo que casi no enfrentó dificultades para conseguir el apoyo de los 195 miembros de la organización cultural de la ONU a su propuesta “porque el jazz ha tenido un impacto importante en tantos países”.

“El jazz ha sido la voz de la libertad de muchos países el último medio siglo”, dijo Hancock en una entrevista telefónica previo al anuncio oficial de hoy acerca de la creación del Día Internacional del Jazz.

“Realmente se trata del aspecto diplomático internacional del jazz y de cómo en general gran parte de su historia ha sido una fuerza mayor para reunir gente de distintos países y culturas”, añadió.

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, apoyó la iniciativa. En un comunicado, dijo que el Día Internacional del Jazz pretende juntar a gente de todo el mundo “para celebrar y aprender más sobre el arte del jazz, sus raíces y su impacto, y para resaltar su importancia como medio de comunicación que trasciende diferencias”.

La inauguración oficial será el 27 de abril con todo un día de programación en la sede de la UNESCO en París que incluirá clases magistrales, discusiones en mesas redondas, talleres de improvisación y la actuación de artistas de varios países. Un concierto por la noche incluirá presentaciones de Hancock, Dee Dee Bridgewater, Hugh Masekela de Sudáfrica y Tania Maria de Brasil, entre otros.

Hancock comenzará las celebraciones del 30 de abril con un concierto al amanecer en la plaza Congo Square de Nueva Orleáns, la cuna del jazz, justo después del primer fin de semana del gran festival citadino Jazz and Heritage.

El concierto presentará a luminarias locales como Terence Blanchard, Ellis Marsalis, Dr. Michael White, Kermit Ruffins y la Treme Brass Brand. Y Hancock planea interpretar “Watermelon Man” con estudiantes de secundaria de todo el mundo vía Internet.

Entonces volará a Nueva York para dar un concierto al atardecer para el cuerpo diplomático internacional en el Salón de la Asamblea General de la ONU presentado por Morgan Freeman, Robert De Niro, Michael Douglas y Quincy Jones. El recital, que contará con varios astros del género musical, se transmitirá en vivo en los sitios web de la ONU y la UNESCO.

Para Hancock, ambos conciertos simbolizan la globalización del jazz que ha observado desde que inició su carrera hace más de medio siglo.

“Es música estadounidense, nacida y criada en Estados Unidos, que ha desplegado sus alas por el resto del mundo”, dijo el pianista.

“Estoy realmente emocionado por el Día Internacional del Jazz”, añadió. “Espero que este día propague la alegría de la creación espontánea que existe en esta música. Tengo la sensación de que el jazz recibirá lo que merece”.

 

Musinetwork News,

Musinetwork Inc.

Parte de la historia del jazz en una fotografía: A Great Day in Harlem

A great day in Harlem

La más famosa fotografía en la historia del jazz, tomada frente a un edificio de piedra en el barrio de Harlem, Nueva York, en agosto de 1958 por el fotógrafo novato Art Kane, quien reunió a 57 de los más grandes músicos de jazz.

“A Great Day in Harlem” , fue tomada frente a un edificio de piedra en el barrio de Harlem, Nueva York, en agosto de 1958 por el fotógrafo novato Art Kane, quien reunió a 57 de los más grandes músicos de jazz de ese momento. Kane trabajaba para la revista Esquire y la imagen en la que aparecen personalidades del jazz como Count Basie, Art Blakey, Dizzy Gillespie, Coleman Hawkins, Charles Mingus, Thelonius Monk, Gerry Mulligan, Sonny Rollins y Lester Young entre muchos otros, sería parte del especial sobre jazz que se publicó en enero de 1959.

Les recomendamos ver el documental llamado de la misma forma “A Great Day in Harlem”  acerca de la fotografía y el ambiente que se vivía en la época más gloriosa de este género. La música sirve de fondo, de pretexto para conocer a las personalidades que en ella aparecen; aborda aspectos de la vida y obra de los músicos, anécdotas graciosas, curiosas o en algunos casos dramáticas a través de viejas fotografías, tomas de películas, programas de televisión de la época o entrevistas con los pocos sobrevivientes.

Producido en 1995 por Jean Bach, periodista originario de Chicago y activo productor de radio y televisión en Nueva York durante varias décadas, este ameno programa de apenas una hora de duración fue nominado al Premio de la Academiapor Mejor Documental, y cuenta con la narración del “irresistible” músico y productor Quincy Jones.

 

Músicos que aparecen en la fotografía

Red Allen
Buster Bailey
Count Basie
Emmett Berry
Art Blakey
Lawrence Brown
Scoville Browne
Buck Clayton
Bill Crump
Vic Dickenson
Roy Eldridge
Art Farmer
Bud Freeman
Dizzy Gillespie
Tyree Glenn
Benny Golson
Sonny Greer
Johnny Griffin
Gigi Gryce
Coleman Hawkins
J.C. Heard
Jay C. Higginbotham
Milt Hinton
Chubby Jackson
Hilton Jefferson
Osie Johnson
Hank Jones
Jo Jones
Jimmy Jones
Taft Jordan
Max Kaminsky
Gene Krupa
Eddie Locke
Marian McPartland
Charles Mingus
Miff Mole
Thelonious Monk
Gerry Mulligan
Oscar Pettiford
Rudy Powell
Luckey Roberts
Sonny Rollins
Jimmy Rushing
Pee Wee Russell
Sahib Shihab
Horace Silver
Zutty Singleton
Stuff Smith
Rex Stewart
Maxine Sullivan
Joe Thomas
Wilbur Ware
Dickie Wells
George Wettling
Ernie Wilkins
Mary Lou Williams
Lester Young

Dato curioso

En la película La Terminal (2004) el protagonista Viktor Navorski, interpretado por Tom Hanks, se ve forzado a vivir en un aeropuerto debido a circunstancias políticas que le impiden la entrada a los Estados Unidos o volar de regreso su país, Krakozia, cargando consigo una misteriosa lata de cacahuates donde lleva una vieja fotografía recortada de un diario en la que aparece un gran grupo de personas frente a un edificio y papeles con firmas.

Viktor vuela a Estados Unidos para obtener el autógrafo del saxofonista Benny Golson y concluir el deseo de su padre, un entusiasta del jazz que se propuso tener las firmas de todos los músicos que aparecen en la fotografía, deseo truncado por su muerte. Esa fotografía es conocida como A Great day in Harlem 1958.

 

 

Fotografía principal en portada del artículo: Andres Rotmistrovsky

Musinetwork News,

Musinetwork Inc

Un innovador en el vocabulario del Jazz… Thelonious Monk

Su estilo interpretativo y compositivo, formado plenamente en 1947, apenas varió en los 25 años siguientes. Pianista fundador del bebop, tocó también bajo el influjo del hard bop y del jazz modal. Es conocido por su estilo único de improvisación, así como por haber compuesto varios temas clásicos del repertorio jazzístico, destacando “Round About Midnight”, “Straight No Chaser”, “52nd Street Theme” y “Blue Monk”.

Nacido en Rocky Mount, en Carolina del Norte, su familia se trasladó poco después a Manhattan, en Nueva York; en ese apartamento viviría siempre hasta el final de sus días. Comenzó a tocar el piano a la edad de seis años, y, aunque recibió alguna educación musical, fue esencialmente un autodidacta; sus primeras influencias fueron dos de los grandes pianistas de corte stride, James P. Johnson y Willie ‘the lion’ Smith. Durante su adolescencia comenzó a trabajar en algunos rent parties tocando el órgano y el piano en la iglesia baptista. Estudió en el instituto Stuyvesant, si bien nunca llegó a graduarse.

En 1935 decidió irse de viaje a recorrer mundo acompañando con el piano a un predicador evangelista. Después de dos años, regresó a su ciudad y formó su propio cuarteto, actuando en diversos clubes hasta que en 1941 el baterista Kenny Clark lo eligió como pianista de la casa para tocar en el Minton’s Playhouse, el legendario club de Manhattan en el que se engendraría el bebop. Su estilo en la época es descrito como “hard-swinging”, con marcadas influencias de Art Tatum, Duke Ellington, James P. Johnson y otros pianistas.

Durante su estancia en Minton’s, Monk fue perfeccionando su estilo único, participando en sesiones llamada “cutting competitions”, con los más renombrados solistas de la época. Durante esos años, Monk entró en contacto con músicos como Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Miles Davis, Sonny Rollins, Milt Jackson y John Coltrane, que estaban sentando las bases del bebop. En 1944 realizó sus primeras grabaciones con el Coleman Hawkins Quartet. En 1947 grabó por primera vez como líder de su propia banda, y publicó su LP de debut, Genius of Modern Music, Vol. 1, que mostraba su talento tanto para la composición como para la improvisación. Ese mismo año se casó con Nellie Smith, y en 1949 el matrimonio tuvo un hijo, T.S. Monk, que sería baterista de jazz. Su hija Barbara nació en 1953.

En agosto de 1951, fue arrestado por la policía de Nueva York, acusado de posesión de narcóticos, pues se negó a denunciar a su amigo, el también pianista Bud Powell, al que presumiblemente pertenecía la droga. Se le retiró el permiso para actuar en locales nocturnos en que se despachase alcohol (una autorización, el “New York City Cabaret Card”, que era expedida por la policía). Pasó la primera mitad de los años 50 componiendo, grabando discos y actuando en teatros y giras fuera de la ciudad.

Tras grabar varios discos para Blue Note entre 1947 y 1952, firmó un contrato con Prestige, para la que grabó entre 1952 y 1954 algunos de sus discos más importantes, incluyendo colaboraciones con el saxofonista Sonny Rollins y con el baterista Art Blakey. El productor Orrin Keepnews, de Riverside Records, le persuadió de que grabase un disco con temas de Duke Ellington y otro con estándares, para que su música se hiciese más accesible al público medio de jazz. En 1956 grabó el clásico Brilliant Corners y a partir del año siguiente los cambios en su vida se sucedieron.

Monk fue contratado por el Five Spot y allí formaría parte de un cuarteto que contaría con el saxofonista John Coltrane. Como consecuencia de estas actuaciones, la crítica y el público de jazz lo reconocerían por fin como un maestro. El hasta entonces carácter único de su música, que tan difícil era de asumir por una audiencia que tenía como modelo a Bud Powell, se convirtió en 1957 en un motivo de admiración. De repente, Monk se convirtió en una celebridad y su estatus no cambiaría hasta el final de su carrera.
En 1959, su cuarteto contó con la participación del saxofonista tenor Johnny Griffin en 1959 apareció con una orquesta en el Town Hall; en 1962 firmó con Columbia y dos años después fue portada de la revista Time. Un segundo concierto con orquesta fue celebrado en 1962, resultando mejor que el primero, por lo que Monk estaría constantemente de gira durante los años sesenta con su cuarteto, ahora con el tenor Charlie Rouse.

Tocó con los Giants of Jazz durante 1971-1972, y en 1973, repentinamente, se retiró. Monk padecía de una enfermedad mental y, aparte de unas apariciones especiales a mediados de los setenta, vivió recluido el resto de su vida.

Musinetwork News

Musinetwork Inc