Ilusiones auditivas

Por Julián Andrés Belmonte Ortiz

Bogotá, Colombia – Todo sonido que existe posee un tono, una intensidad y una localización.

Podríamos estar casi seguros de que lo que nuestro oído percibe es quizá lo correcto, pero aunque parezca algo curioso, podría decirse de que así como nuestro cerebro se ve engañado por imágenes (lo que conocemos como ilusiones ópticas), también existe lo que se denomina como Paracusia.

¿Qué es la Paracusia?
Según fuentes medicas, la Paracusia se define como la alteración en la percepción de los sonidos en la que la intensidad, el tono o la localización de los sonidos se perciben incorrectamente.
Paracusia es una palabra del griego Parakouein, que básicamente significa la actividad de oír aquello que en realidad no sucede sonoramente, algo que en pocas palabras puede resumirse simplemente como: oír mal.

En este punto debemos indagar en el significado de lo que se conoce como Anomalía, la cual guarda por significado todo aquello que es irregular, y que se sale de un patrón de exactitud casi que natural. La anomalía sonora puede definirse y entenderse como algo anormal en la percepción de los sonidos, cuya tonalidad o intensidad se percibe de forma inexacta. Algunos autores incluyen en ella los zumbidos, silbidos y otros ruidos subjetivos.

Un dato curioso e importante a tener en cuenta es que en tiempos pasados prácticamente lo que se conocía como ilusión se entendía de igual manera como alucinación, algo que en la actualidad se diferencia muy bien y se tiene por entendido de que cada una de estas palabras encierran un significado que si bien es similar no corresponde a una exactitud o algo sinónimo. Si llegáramos a tomar ambas palabras como términos semejantes y con un significado idéntico, estaríamos hablando de que la ilusión es una enfermedad y por tanto todos nosotros la padeceríamos, debido a que la ilusión es algo tan natural en el ser humano que se puede apreciar en el diario vivir y se considera como una reacción natural de la creatividad y la imaginación, algo que se describe como engaño de nuestro cerebro o falsa percepción.

Gracias a las diferentes investigaciones y estudios realizados a estas hipótesis, se ha podido concluir de manera muy segura y sostenible, de que la diferencia entre una ilusión y una alucinación realmente existe.

¿Cual es esta diferencia?
La alucinación se relaciona estrechamente con lo patológico, es decir, con enfermedades mentales, mientras que la ilusión es algo propio y natural de todos los seres humanos, y esto incluye tanto a personas sanas como personas con alguna enfermedad mental. Por lo tanto, la ilusión es algo natural que todos tenemos dentro de nuestra naturaleza humana…

En la música, la ilusión es una realidad constante y poco utópica, y básicamente se comprende por todo aquello que sonoramente expresa dos o quizá más ideas diferentes, lo que se convierte para nosotros en el arte de la diversidad sonora, la diversidad perceptiva y en un mundo sonoro altamente complejo para el oyente.

Nuestra tarea ahora es la de comprender con exactitud el significado de la ilusión, algo profundamente interesante para el artista.

El verdadero significado de la ilusión
Para dar un significado exacto a lo que se conoce como ilusión, es importante hacerlo desde diferentes puntos de vista:

La deformación: cuando ocurre una percepción incorrecta o falsa, las ideas y el sentido de las cosas se deforman, no pueden llegar a su fin. La deformación ocurre sobre un objeto, sea este material o imaginario.
Falsa percepción: errónea conclusión, análisis incorrecto de una realidad coherente.

Teniendo en cuenta estos conceptos, podemos hablar de lo que conocemos como ilusión auditiva (Paracusia o Parakonos), que básicamente son deformaciones variadas de los sonidos.
El artista desarrolla diferentes actividades inconsciente de lo que realmente sucede en su mundo neuronal. Dichas actividades realizadas por el artista se pueden llevar a cabo gracias a diferentes capacidades propias de cada individuo. Veamos estas capacidades.
Todo individuo posee la capacidad de:

Identificar: conocer el significado de las cosas.

Atender: capacidad de ser sensible y de sentir.

Seleccionar estímulos: decidir cómo reaccionar.

Responder: reaccionar.

Resolver: dar respuesta a problemas complejos.

Lo anterior puede existir gracias un proceso psicológico llamado: percepción.

Si bien es cierto la Paracusia es un término medico utilizado para definir una anormalidad auditiva, pero es necesario conocerla para adentrarnos en el mundo de la ilusión y de la esencia mística de los sonidos. Una vez que tenemos claro el significado de una ilusión, podemos hablar más a fondo acerca de esta realidad artística, interesante y a veces muy extraña.

El músico y la percepción sonora

La ilusión auditiva es una ilusión de audiencia, el equivalente aural de una ilusión óptica.
El oyente en realidad está escuchando sonidos muchas veces “imposibles”.

Un dato curioso es que las ilusiones auditivas o Paracusias se observan en la epilepsia y se traducen por deformaciones variadas de los sonidos (más o menos intensos, más o menos lejanos).

La ilusión, como se ha afirmado anteriormente, es algo natural de todo ser humano, lo interesante de esto es que pueden haber dos o más percepciones diferentes según el criterio de cada oyente.

A continuación, se presentan algunos ejemplos de ilusiones auditivas musicales tomados del sitio Web Cibermitanios, resultan ser un ejercicio de escucha bastante interesante y complejo a la vez.

Ilusión de las escalas:
Dos escalas mayores son tocadas al unísono en direcciones opuestas, cada escala va alternando nota por nota en cada canal de audio, izquierdo y derecho. Nuestro cerebro tiende a definir y agrupar las notas en acordes, generalmente la nota más aguda con la más grave, pero existen muchas formas en que se puede percibir esta ilusión auditiva. El oído intenta crear una melodía coherente donde no la hay.
Recomendación: escucharlo en estéreo

Escalas

Paradoja auditiva de Shepard:
Se oyen pares de acordes que parecen estar subiendo en la escala, haciéndose más y más agudos. Pero la verdad es que el primer par de acordes y el último son exactamente iguales, cosa que se puede comprobar volviendo a escuchar la muestra una vez finalizada (repite automáticamente). Al repetir el experimento se crea la ilusión de que la progresión continúa subiendo más y más, por lo que se hace imposible saber dónde comienza y dónde termina.

Shepard

Aquí otro ejemplo similar al anterior, pero en sentido descendente:

Descenso

Ilusión de las campanas cayendo:
En esta paradoja auditiva, tenemos la sensación de que las campanas estuvieran cayendo o estirándose en el espacio. Lo extraño es que, normalmente, un sonido más agudo nos hace imaginar una mayor altitud (como cuando cae una bomba). En el efecto Doppler, oímos más agudos cuando el objeto sonoro está más cerca, y se hace más grave a medida que se aleja o cae lejos de nosotros. Aquí, pese a lo que pueda parecer, los sonidos van haciéndose cada vez más altos (agudos), pero recrean la sensación de que caen (posiblemente por el ritmo).

Campanas

Percusión acelerada:
Esta ilusión es muy sutil. Se oye un sonido percusivo y repetitivo, que parece variar su ritmo caóticamente, acelerando sin previo aviso, cuando en realidad siempre mantiene el mismo tempo. Puede comprobarse escuchando nuevamente el principio una vez finalizada la primera audición.

Percusión

Paradoja del tritono diabólico:
En esta grabación algunas personas oyen un grupo de notas descendentes y otros ascendentes; ha llegado a confundir a grupos completos de músicos profesionales. Se trata de dos sonidos simultáneos separados por media octava, pero la secuencia hace muy difícil identificar cuál de los dos sonidos está en la octava superior y cuál en la inferior. Al encontrarse las notas justo en el centro de la escala, nuestra mente quiere darle un sentido, y se quedará con ese sentido durante el tiempo que dure el experimento.

Tritono

El efecto MgGurk:
Primero es necesario escuchar el audio sin ver el video; es importante para captar la totalidad del efecto, es necesario disociar ambos sentidos. En esta ilusión, el sonido y la imagen crean una alianza en contra del cerebro. No todo el mundo tiene problemas con ella, pero cierta cantidad de personas podrán oír diferentes cosas de acuerdo a cómo lo hagan. ¿Escuchas “BA-BA”, “GA-GA” o “DA-DA”? En realidad, el sonido reproducido es “BA”, los labios del hombre pronuncian “GA” y el cerebro intenta unirlos, dando como resultado “DA”.

El efecto MgGurk

Palabras fantasma:
Se oirá cualquier cosa que se quiera. Se trata de una repetición de sonidos sin sentido que logran como efecto que el cerebro se esfuerce en construir frases con sentido. Al cabo de unos segundos estarás oyendo alguna palabra o frase, de acuerdo a tu imaginación. La verdad es que ninguna de esas palabras está realmente allí, si no en tu mente.
Recomendable: uso de auriculares o parlantes estéreo bien separados.

Palabras

Un tema muy conocido por todos es el de las ilusiones ópticas, pero poco se conoce acerca de las ilusiones auditivas. La capacidad que tiene nuestro cerebro de crear es realmente asombrosa, podemos cerrar nuestros ojos y con solo escuchar podemos imaginar y vivir situaciones reales, reconocer el espacio y tiempo donde se desarrollan diferentes hechos, muchos de ellos producto de una creatividad natural y fantástica que predomina en nuestro cerebro.

La música siempre nos trae nuevas sorpresas, es un arte maravilloso que no tiene límites, el turno de hoy fue para la Ilusión auditiva, un tema que vale la pena conocer, sentir y comprobar.

La música es el mundo de la sonoridad, una verdad puramente mística.

Julián Andrés Belmonte

Bogotá, Colombia.

Musinetwork News

Musinetwork Inc

Laboratorio artístico … experimentemos

Materiales:

Concentración.
Imaginación.
Creatividad.
Innovación.

Por Julián Andrés Belmonte Ortiz

Bogotá, Colombia –En cierta ocasión, un maestro me dijo que la poesía era un hecho estético, al igual que la música, continuando así, afirmando que donde no hay una poética, no hay arte.
Partiendo de una verdad inmensa, el arte en general tiene un objetivo clave: sensibilizar.
La música encierra un gran número de saberes, se considera una forma de pensar y de vivir, el artista lleva dentro de sí una realidad diferente, donde puede ver todo aquello que otras personas no ven.
Las siguientes, son algunas frases enfocadas a la poesía, sin embargo, en este laboratorio artístico, haremos el experimento de aplicar estos principios poéticos a la música. Veamos lo mucho que podemos lograr, llevando a cabo estas técnicas:

Lo fundamental de la inspiración es la imagen:

Partiendo de una imagen o fotografía, el músico puede experimentar sonoramente creando una composición de acuerdo a lo que dicha imagen le inspire, este ejercicio puede aplicarse de igual manera en la improvisación. Las ideas que surgen son realmente asombrosas, el músico adquiere mayor creatividad e imaginación mediante el uso de la imagen.

Reforzar búsquedas de tipo individual:

El hacer caso a la intuición y la apreciación musical que como músicos poseemos internamente, es brindar a nuestra mente la libertad de expresión. Una sustentación teórica correcta de nuestras concepciones musicales internas e individuales, nos otorga mayor seguridad y argumentación. La búsqueda de tipo individual es un excelente hábito, se resume en que el músico hable del arte y que el arte hable del músico.

Desarrollar instintos:

En este punto, el músico debe adquirir conciencia en cuanto a su percepción de la música, buscar relacionarla con su entorno cultural y social, al hacer esto, el músico logrará relacionarse con géneros que le parecen lejanos  y por consiguiente, conocerá nuevas culturas y formas de vida. Como músicos debemos ver más allá de nuestras melodías y recordar que todo, absolutamente todo, se constituye para nosotros como: Inspiración.

Aprender a borrar:

Consiste básicamente en procurar que nuestra música sea cada vez mejor. Revisar nuestras composiciones y arreglos musicales e intentar complementarlos haciendo uso de elementos como la imagen o con una búsqueda de tipo individual o simplemente eliminando elementos que consideremos no muy necesarios, es decir: BORRANDO.

Relacionarse con el sentido de la metáfora.

La metáfora está sumamente relacionada con la poesía, llevarla a nuestra música es una tarea sumamente interesante. En la metáfora hacemos referencia poética a esa característica que queremos resaltar y decimos lo mismo pero de forma más bella.
Un ejemplo muy común de metáfora: “tus cabellos son de oro”, se refiere a los cabellos de una mujer que son rubios.
La tarea ahora para el músico será reflejar cabellos de oro y no solamente cabellos rubios.
El uso de la metáfora nos otorga imaginación, una visión más profunda del arte y nos abre paso a realidades fantásticas.

Universo de ideas:

En el año 1925, los surrealistas implementaban una técnica denominada Cadáver Exquisito, ésta técnica consistía en ensamblar de manera colectiva, un conjunto de palabras o imágenes.
El cadáver exquisito se juega entre un grupo de personas que escriben o dibujan una composición en secuencia. Cada persona sólo puede ver el final de lo que escribió el jugador anterior.
Al final, se lee por completo los resultados obtenidos, la sorpresa es realmente grande, un universo de ideas que plasmadas en la música pueden establecer grandes composiciones e ideas sonoras.

El papel de un artista es convertirse en un traductor de sí mismo:

Independientemente de que el músico interprete obras inéditas o de otros compositores, hay algo que siempre será cierto, y es que el músico siempre estará traduciéndose así mismo al transmitir la música. Cuando tocamos una melodía estamos siendo traductores de nosotros mismos. Consiste simplemente no en lo que se toca sino como se toca, algo muy ligado a lo que conocemos como estilo.

Traducción de sí mismo a partir de otros seres:

Un ejercicio que realizan los actores, es la personificación de animales, con el fin de buscar diferentes conductas y comportamientos. De esto se desprende la idea de que cada uno de nosotros se identifica con algún animal debido a nuestras conductas y formas de actuar. Tomar estos elementos, puede llevarnos a adentrarnos en otras sensaciones, a personificar, a ser nosotros mismos y entender nuestro entorno.

Los libros, escritos y demás fuentes de información, se convierten en un cementerio de ideas:

El solo hecho de escuchar una frase, una reflexión o un pensamiento cargado de sabiduría, nos llena de una gran emoción. Tenemos una fuente de ideas impresionante a nuestra disposición (libros, periódicos, fotografías etc.), ideas que debemos sacar de un cementerio y llevarlas a la vida.

Buscar la belleza donde aparentemente no la hay, un verdadero reto:

Todo aquello que vemos a nuestro alrededor está lleno de magia y arte, no existe ningún elemento tanto de la naturaleza como a nivel general, que no tenga significancia. Aquellas cosas que consideramos como poco inspiradoras, son muchas veces las que cargan más sorpresas.

Poseer una inspiración tanto visual como no visual, escudriñar en el arte las diferentes maneras en que nos podemos desenvolver musicalmente resulta una actividad muy enriquecedora. Puede que en nuestro laboratorio musical ocurra alguna explosión o que las reacciones acústicas sean o no sean muy favorables, lo importante es siempre CREAR, ser autores de nuevos mundos poseedores de miles de sensaciones.

El siguiente video es un claro ejemplo de la relación que existe entre la música y la imagen, el uso de elementos de la poesía en nuestro mundo sonoro:

¡Nunca olvidemos que solo se ve con los ojos bien abiertos!

 

 

Julián Andrés Belmonte

Bogotá, Colombia.

Musinetwork News

Musinetwork Inc

La música en la Tercera Edad

Como un ceremonial tributo a la vida,
obra póstuma de cual artista se eleva en el escenario;
el viejo pianista con la sapiencia de los años,
la emoción de un joven enamorado y la pureza de un niño;
repasa una y otra vez,  
intrincadas melodías que invaden de emociones y plenitud al corazón…

Por Carlos A. Negrini

Resistencia – Chaco, República Argentina– Podría decirse; que existen infinidad de artículos referentes a la música, la educación musical y estudios de valor científico relacionados con los beneficios de la música; tanto para el oyente como para quien se involucra en la creación y ejecución, de tal manera que se puede atinar a un punto de inflexión, en cuanto a la percepción de la música como un medio eficaz para elaborar nuestra propia inventiva, a partir de la creatividad y la expresividad; asociadas al bienestar y desarrollo de las personas.

Me atrevo a referenciar que la música ha jugado un rol dispositivo en la historia de la humanidad, influyendo directa o indirectamente en la conducta social, en la economía, la identidad de los pueblos y el estado emocional de las personas, sea individual o colectivamente. Su aporte a la humanidad, es tan amplio y complejo como toda cuestión que se relaciona indudablemente con el espíritu superador del ser humano.La música nos acerca propiciando el intercambio y el entendimiento intercultural como valor intrínseco del desarrollo, la cooperación, la democracia y la solidaridad en la construcción de la paz.

En el campo de la observación, la ciencia no ha dejado de tener miramientos exhaustivos sobre la música. Los Papiros de Lahun, también llamados Papiros de Kahun (1500 AC),  descubiertos por Sir William Matthew Flinders Petrie (Arqueólogo – Egiptólogo) en la ciudad de Kahum en el Lahun Egipcio en 1889, manifiestan la influencia de la música sobre el cuerpo humano. En ellos, se consideraba la utilización de la música como un elemento capaz de curar el cuerpo, calmar la mente, purificar el alma y hasta arrogar favorablemente sobre la fertilidad de la mujer.

Tiempo presente; nuevos estudios científicos nos hablan de la íntima relación benéfica de la  Música y en particular de los elementos que la componen; como el ritmo, la melodía y la armonía para con el desarrollo cerebral; especialmente en aquellas personas que estudian música y en las que se demostraron mayores interconexiones neuronales, que en otras del tipo indiferentes a la música o que no estudian ningún instrumento musical.

 


 

“Definitivamente existe una biología de la música. La música, es biológicamente una parte de la vida humana tanto como lo artístico en si mismo es parte de la pasión humana”.
Dr. Mark Tramo, Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

 

 

 

 

 

Evidenciando pues, que a partir de los recientes hallazgos realizados, de los cuales se destacan la Universidad Northwestern, El Dr. Gottfried Schlaug del Centro medico Israelí de la ciudad de Boston en EE.UU, el Instituto de neurología McGill de Montreal en Canadá y los aportes observados por la Musicoterapia en general, denotan que el entrenamiento musical intensivo, inclusive en etapa avanzada de la vida, podría potenciar el procesamiento mental de cualquier discurso y en consecuencia incrementar la capacidad de los adultos mayores para comunicarse en entornos acústico complejos o ruidosos.

El efecto de la música; ya basado en investigaciones a partir  de la tercera edad, favorece en superar estados depresivos o de angustia. Por su parte, el estudio prolongado de la música mejora las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial, de allí el término de “Plasticidad” o plasticidad neuronal, también denominada neuroplasticidad; que refiere a la capacidad del cerebro humano de adaptarse y trazar nuevos estados de la mente. En consecuencia, se potencia la calidad de vida, compensando el deterioro lógico del ciclo de la vejez.

Cada vez que se escucha música; se libera una sustancia química en el cerebro denominada “Dopamina”, responsable de proporcionar una sensación de bienestar.

La expectativa de vida en la población mundial se ha incrementado considerablemente gracias a los cambios operados en la sociedad, cambios que potencian el incremento de adultos de la tercera edad y con él, un progresivo incremento de condiciones favorables; donde la demanda  en materia ocupacional y académica, ha llevado a las instituciones a implementar programas de inclusión para este sector poblacional a fin de perseverar como parte activa del escenario social.

El desafío es de todos y aprender del ejemplo motivador de los adultos mayores, es aprender a Vivir.

“En síntesis, no hay duda de que la música puede colaborar y  moldear considerablemente nuestros cerebros y la percepción de nuestro entorno espacial, solo es cuestión de vivenciarla en plenitud”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos A. Negrini

carlos75can@hotmail.com

Resistencia – Chaco , República Argentina

Musinetwork News

Musinetwork Inc